Decrease the orange peel


Los anticelulíticos son el sujeto de habla de esta sección. Algunos funcionan, otros dan ganas de tirarlos a la basura y más cuando pagas un ojo de la cara por ellos. He probado un cuatrillón de cremas anticelulíticas y ninguna hace milagros. ¿La solución? La alimentación. Se requiere mucha fuerza de voluntad para desterrar los dulces de nuestro armario o nevera, pero no es imposible y lo dice una adicta al chocolate. Los meses que conseguí alejarme (en cierta medida) de los dulces y la bollería, fue cuando noté una mejora sorprendente en mis muslos y glúteos.
De todas formas, las cremas ayudan a “mejorar” el aspecto de la piel de naranja y dejar la zona más hidratada y firme. Éstas son mis favoritas, aunque aviso: sin un estilo de vida saludable, mejor no molestarse en probar las cremas.


-Sweedish Spa Anticellulite Gel (Oriflame). La textura en gel hace que con unas gotas baste. El tacto de la piel es mucho más suave y penetra rápidamente en ésta.

-Roc Anticellulite Micro-Activ. Ideal para las zonas rebeldes, donde he notado  mejoría desde su aplicación (siendo muy constante; es decir, mañana y noche durante al menos un mes)

-Anticelulítico reductor (Deliplus). Lo bueno de esta crema es su  inmenso tamaño y su bajo precio. No hace maravillas pero es la que utilizo para masajear la zona durante unos 10 o 15 minutos. Nada pringosa y permite trabajar bien dicha zona.

-Café verde (Salvat). El café verde ayuda a descomponer los carbohidratos que injerimos y disminuye la absorción de las grasas. Dos pastillas al día antes de la comida ayudan a disminuir el porcentaje de grasa corporal. No es ciencia ficción; de verdad funciona y lo noto en lo rápido que trabaja ahora mi metabolismo y la mejoría de mi tránsito intestinal. 

Comentarios